#1 Modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda

¿Cuáles son las mejores alegaciones para evitar la sanción de Hacienda?

Tú has actuado de buena fe y ahora te llega un inicio de expediente sancionador de la Agencia Tributaria.

Pues, debes saber que, cuando hablamos de sanciones tributarias, existen unos argumentos que siempre puedes utilizar para evitar la sanción de Hacienda.

Si te preguntas qué alegaciones puedes hacer para evitar la sanción de Hacienda, estás en el lugar adecuado.

Descárgate mi «modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda».
Descárgate mi «modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda».

Soy Álvaro Sáez, abogado fiscalista y abogado experto en reclamaciones de Hacienda.

Y hoy aquí te voy a descubrir qué puedes alegar para evitar la sanción de Hacienda.

Y no solo.

Además, al final de este post de mi blog podrás DESCARGARTE mi «modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda» para que por ti mism@ puedas preparar un escrito de alegaciones. Y, después, si quieres, lo pulimos entre los dos.

Pero atención este modelo solo te servirá si has recibido un Acuerdo de iniciación y comunicación del trámite de audiencia de expediente sancionador.

Y ahora ¿Cómo hago las alegaciones para evitar la sanción de Hacienda?
Y ahora ¿Cómo hago las alegaciones para evitar la sanción de Hacienda?

¿Qué alegaciones para evitar la sanción de Hacienda puedes hacer antes de que te impongan la sanción?

La falta de motivación de la sanción es un clásico que los abogados fiscalistas siempre utilizamos para evitar y anular la sanciones de Hacienda.

Pero ¿Qué es esto de la falta de motivación de la sanción tributaria?

Un sanción está mal motivada si la Agencia Tributaria no ha probado suficientemente que eres culpable.

Tú puedes haber cometido una infracción tributaria y no haberlo hecho con mala fe, o haberlo hecho poniendo de tu parte lo que se llama «la diligencia debida».

Es decir, puedes haber cometido una infracción tributaria y no ser culpable porque no concurre ni dolo ni culpa.

Y si la AEAT considera que sí eres culpable, la AEAT debe motivarlo.

¿Y qué ocurre normalmente con la AEAT?

— Pues, ocurre que la AEAT tiene poco tiempo y en vez de motivar por qué eres culpable en tu caso concreto, utiliza fórmulas estereotipadas que lo mismo sirven para tu sanción que para cualquier otra.

Y este tipo de motivación estereotipada los Tribunales consideran que no es suficiente.

Es decir, que si la Agencia Tributaria no se ha esmerado en motivar tu sanción, que es lo normal en procedimientos de comprobación limitada o de verificación de datos, la sanción se puede anular por falta de motivación.

Pero la falta de motivación no puedes alegarla antes de que se dicte la sanción.

Entonces, ¿Qué alego contra la sanción tributaria antes de que se dicte?

Una opción es no alegar nada.

Y otra es alegar lo que los abogados fiscalistas llamamos «interpretación razonable».

El artículo 179.2 LGT (Ley General Tributaria) establece que:

«2. Las acciones u omisiones tipificadas en las leyes no darán lugar a responsabilidad por infracción tributaria en los siguientes supuestos:

[…]

d) Cuando se haya puesto la diligencia necesaria en el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

Entre otros supuestos, se entenderá que se ha puesto la diligencia necesaria cuando el obligado haya actuado amparándose en una interpretación razonable de la norma

o cuando el obligado tributario haya ajustado su actuación a los criterios manifestados por la Administración Tributaria competente…»

¿Cómo demuestro que existe interpretación razonable para presentar alegaciones contra la sanción tributaria?

Fácil,… o no tanto.

Tienes que buscar en el Informa, o encontrar una consulta tributaria o una Sentencia que te resulte favorable.

Puede ser que no encuentres algo que apoye y justifique tu interpretación razonable de la norma.

En ese caso, si no encuentras un justificante de tu interpretación razonable, básicamente tienes 3 opciones:

  1. Anular la liquidación o resolución de la que deriva la sanción. Es decir, demostrar que no has cometido una infracción tributaria porque hiciste las cosas bien y no has defraudado impuestos.
  2. Demostrar que no eres culpable —esto nunca es fácil—.
  3. Alegar falta de motivación de la sanción.

Pero ¡atención! no alegues falta de motivación antes de tiempo porque, si lo haces, no servirá de nada.

¿Cuándo puedes alegar falta de motivación?

Como te he explicado al principio de este post, la falta de motivación consiste en demostrar al Tribunal que la Agencia Tributaria no ha justificado suficientemente que eres culpable.

Se trata demostrárselo al Tribunal, no a la Agencia Tributaria.

Vamos a ver si me explico para que me entiendas a la primera.

Si le demuestras a Hacienda que la sanción está falta de motivación, entonces, Hacienda lo tiene fácil, mejora la motivación y la sanción ya no es atacable por esta vía.

Entonces, nunca, repito nunca, debes alegar falta de motivación en el trámite de audiencia, ni en el recurso de reposición.

¿Por qué?

Porque estas alegaciones las lee Hacienda y, si alegas falta de motivación en el trámite de audiencia o recurso de reposición, Hacienda subsanará la sanción y ¡Ale! Ya te has quedado sin argumento.

Hay que saber qué alegar para evitar la sanción de Hacienda, pero también es importante saber cuándo hacer las alegaciones para evitar la sanción de Hacienda.

En el trámite de audiencia de expediente sancionador y en tu recurso de reposición contra la sanción de Hacienda alega «interpretación razonable» o no hagas nada.

Sí, es verdad, alegar «interpretación razonable» no es fácil, hay que saber mucho Derecho Fiscal para encontrar un Informa, una consulta de la Dirección General de Tributos o una Sentencia que justifique que no eres culpable, que has actuado de buena fe.

Pero la «interpretación razonable» es lo único que te aconsejo que alegues para evitar la sanción de Hacienda en el trámite de audiencia de expediente sancionador y en tu recurso de reposición contra la sanción tributaria.

Imagino que, si no eres abogado fiscalista o asesor fiscal, empezar a bucear en la Jurisprudencia y en la base de datos de la Dirección General de Tributos (DGT, igual que la de Tráfico) puede ser un trabajo agotador y que, además, no te dé ningún fruto.

Pero para eso estoy yo que soy abogado fiscalista, para ayudarte a hacer esas alegaciones para evitar la sanción de Hacienda.

Sin embargo, como creo que tú debes de ser libre para hacerlo sin contratar a nadie y, como Hacienda evidentemente no te lo da, aquí debajo vas a poder descargarte mi «Modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda».

Este modelo te sirve para alegar «interpretación razonable» en el trámite de audiencia del expediente sancionador.

Si ya te estás planteando presentar recurso de reposición o reclamación económico-administrativa, busca en Google mis otros modelos para esos casos.

DESCÁRGATE en PDF mi «Modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda»

Se trata de un modelo valorado en 377 euros, que te regalo de forma gratuita, 377 euros.

Con este modelo puedes hacer alegaciones para evitar la sanción de Hacienda.

De hecho, interpretación razonable es lo único que deberías alegar en el trámite de audiencia del expediente sancionador.

Recuerda: falta de motivación no siempre es argumento para evitar la sanción de Hacienda.

Y para alegar falta de motivación debes esperar a la reclamación económico-administrativa contra la Sanción ante el Tribunal Económico-Administrativo.

Bueno, sin más rodeos y al lío, aquí debajo justo te dejo mi «Modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda».

Modelo de alegaciones para evitar la sanción de Hacienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *