✅ #1 Abogado de Impuestos. Abogado fiscalista experto.

Soy Álvaro Sáez, abogado de impuestos, abogado fiscalista para presentar reclamaciones contra Hacienda.

Te enseño a ahorrarte hasta un 100% de impuestos y te defiendo de las reclamaciones de Hacienda con mis recursos.

¿Es moral ser abogado de impuestos?

¿Tiene algo que ver la moral con los impuestos?

Pues creo que como todo en esta vida, según por donde se mire y sobre todo depende de la persona que esté mirando.

Soy abogado fiscalista, abogado de impuestos, y mi vida son los impuestos, para mí ahorrarte impuestos o que consigas hacer las paces con Hacienda es un asunto más bien técnico.

Ese es mi punto de vista.

El fiscalista, el abogado de impuestos es una especie casi exótica dentro del mundo de los abogados.

Hay muchos abogados, pero los que nos dedicamos a los impuestos somos los menos.

Probablemente muchos abogados te digan que por supuesto son de fiscal cuando les cuentes que Hacienda te ha enviado una «carta de amor».

Pero con los impuestos pasa como con los médicos, mejor que te atienda un especialista de verdad en lugar de uno que sabe un poco de todo.

Si te rompes un brazo, tu médico de cabecera puede ayudarte, pero siempre será mejor que te vea y te trate un traumatólogo.

Pues con los abogados de impuestos es algo muy parecido.

Si Hacienda se ha fijado en ti, mejor acude a alguien que sepa en profundidad qué está pasando y qué va a pasar con Hacienda.

Ese alguien es un abogado de impuestos.

🤑 Abogado de impuestos, fiscalista, de fiscal de verdad de la buena, somos pocos.

Y, además, que sean mentores fiscales, me parece a mí que solo estoy yo ^_^.

Como tu mentor fiscal, como abogado de impuestos, doy estructura legal y fiscal a tu negocio para que te ahorres hasta un 100% de impuestos con tu empresa.

Para la mayor parte de las personas, los impuestos son un problema que se resuelve con moral.

Si son socialistas, te dirán que:

«Cada cual, según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades.

Que los impuestos los paguen los ricos para dárselos a los pobres ¡Viva Robin Hood de los bosques!»

Si son liberales, te dirán que:

«Los impuestos deben ser neutrales. Iguales para todos. El porcentaje de impuestos debe ser el mismo para todos. Si el impuesto es el 10% y tú ganas 100 pagas 10, si ganas 1000, pagas 100.

Y si tienes gripe, te damos el mismo tratamiento que si tienes un dedo roto».

Si son anarco liberales, te dirán que:

«Lo mejor es no obligar a pagar impuestos, que los paguen los que quieran, como los griegos, y hay que privatizar la policía, la justicia y el ejército.

Y que el Ratoncito Pérez siga viniendo por las noches».

Si con cristianos, te dirán que:

«Hay que pagar impuestos para ayudar al prójimo y a su Iglesia, claro, marcando la X en la renta».

Si son nacionalistas, te dirán que:

«Hay que cobrarles impuestos a los extranjeros —aranceles se llaman— para ayudar a la patria y a nuestro pueblo».

Discúlpame, pero esto poco o nada tiene que ver con la ciencia o la técnica de ahorrarse impuestos.

Y así no te vas a ahorrar impuestos.

El ahorro de impuestos es una técnica. Una técnica que los abogados de impuesto sí dominamos.

abogado fiscalista

💡Tu pensarás: «Álvaro, los impuestos no son ciencia, los impuestos se cobran para algo, para algo que sea moral».

Para mí, como abogado de impuestos, los impuestos son algo técnico.

Hay formas de pagar menos impuestos legalmente y fórmulas que la Ley fiscal no permite.

Yo soy abogado de emprendedores y emprendedor.

Y los emprendedores siempre estamos buscando al mejor forma de ahorrarnos impuestos.

Tú emprendes para dar una buena vida a tu familia y a los tuyos, para tener una vida cómoda y agradable.

Para alimentar tu ego, para que los demás te valoren y respeten, para ver amontarse las monedas de oro como el Tío Gilito, o para lo que tú quieras.

Pero cuanto más ganas, mejor emprendes, la moral está en lo que haces con el dinero, pero ganar dinero es una ciencia o un arte, si quieres.

Pero, como ciencia o como arte, tiene una técnica, igual que ahorrarse impuestos.

Para emprender hay que ingresar, y vender y el marketing tiene una técnica, y es una ciencia.

Aprender a vender tiene una técnica, después con lo que ingreses por la venta cada cual allá con su moral.

Los impuestos son los ingresos del Estado, y hay una técnica para que el Estado ingrese el máximo y los ciudadanos del Estado también —y a la vez—ingresen el máximo posible.

El abogado de impuestos domina la Ley fiscal y te puede enseñar formas legales de pagar menos impuestos.

Hay unos impuestos para que haya prosperidad para todos y el Estado llene sus arcas con nuestro dinero.

La moral viene después para decidir en qué gastamos el dinero recaudado, si en ayudar a los pobres, si en ayudar a la Iglesia.

Si en generar igualdad de oportunidades, o si en la bandera más grande del mundo o en construir pirámides en Las Vegas.

«No pagar impuestos para ayudar a los demás». Un libro escrito por un abogado de impuestos.
«No pagar impuestos para ayudar a los demás». Un libro escrito por un abogado de impuestos.

📚 Y esos impuestos que generan copiosas recaudaciones para el Estado y ayuden al pueblo prosperar son los que yo explico en mi libro «No pagar impuestos para ayudar a los demás».

Este libro, lo he escrito yo, como abogado de impuestos.

Y ¿sabes que es lo mejor de mi libro? —Que lo ha escrito un abogado fiscalista, un abogado fiscalista que conoce las leyes españolas.

Y tú dirás:

«Ah, muy bien, ¿y eso en que me beneficia?»

Pues que en mi libro te doy las estrategias fiscales y consejos fiscales para que, con la Ley en la mano, te ahorres impuestos y, si quieres, ayudes a los demás, a la Iglesia, a los pobres o lo que tú quieras.

Gástate tu dinero en lo que quieras o en lo que debas según Marx, Hayek, Jesús de Nazaret, Mahoma, Abraham o Milton Friedman, pero deja que te enseñe a ingresar el dinero primero.

Permíteme, como tu abogado de impuestos, enseñarte a saber ahorrarte impuestos con tu empresa.

Porque vives en el capitalismo y en el capitalismo el capital es el Rey, así, que yo puedo ayudarte a que te ahorres impuestos por tu riqueza.

Y cada día tengas más, crees más empleo y de más calidad, y el Estado recaude más IVA, más Seguridad Social y más IRPF de aquellos que trabajan para ti.

¿Esto te parece inmoral? Porque a mí me parece ¡la bomba! Ahórrate impuestos y ayuda a los demás, y, sobre todo, ayúdate a ti mismo:

«Si cada uno cuidamos de nuestro árbol, el bosque será maravilloso».

Álvaro Sáez.
Abogado fiscalista.
Abogado de impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *